4 min de lectura


En el primer post de la serie, hablamos sobre a qué vino Jamstack y porque tener una web de alto rendimiento ya no es un capricho y sí una necesidad. En el post de hoy vamos a lo geek para responder la pregunta del millón: ¿de qué está hecho Jamstack y cómo funciona? #

Jamstack es cómo una receta que debe ser elaborada con ciertos criterios e ingredientes para que el resultado sea una web de alto rendimiento. Pero es una receta abierta. Hay ingredientes básicos/estructurales y una infinidad de extras y herramientas de preparación que puedes añadir y elegir a tu gusto.

Sus tres ingredientes básicos vienen de su propio nombre. “JAM” es el acrónimo de JavaScript, API y Markup. Lancemos un poco de luz sobre los elementos de esta mermelada. 💡

JavaScript es lo que “mueve” una web Jamstack. Hablando más técnicamente, JavaScript es un lenguaje de programación que es ejecutado en el navegador del usuario para manejar las funcionalidades dinámicas de un sitio web.

JavaScript no es para nada nuevo en el mundillo de la programación. Esta tecnología existe desde finales de los años noventa, cuando la internet estaba dando sus primeros pasos. Pero ha evolucionado de la misma manera que han evolucionado los navegadores y las tecnologías web en general.

API - acrónimo de Application Programming Interface -, es un conjunto de normas que posibilita que un sitio web o app pueda “comunicarse” con otros y realizar acciones sobre los datos que entran y salen. Hablando alto y claro, API es la tecnología que permite añadir funcionalidades a las webs Jamstack. Por ejemplo: agregar un carrito de compras y checkout, integrar un CMS en donde tu equipo de marketing podrá gestionar el blog de tu empresa o añadir productos a tu tienda online, conectar a un ERP, CRM, a Facebook, Google y de ahí hacia el infinito.


Los microservicios que integras a un sitio web a través de las APIs provienen de fuentes externas, lo que confiere rapidez, más libertad de interacción y robustez a esta conversación con servicios web de terceros.



El papel que juegan las APIs en las webs Jamstack puede ser metafóricamente comparado a la función que cumplen los plugins en las webs Wordpress. Parecido, pero totalmente distinto. 🙃 Eso porque en el enfoque Wordpress, los plugins están todos “acoplados” en una estructura monolítica. Ya en la filosofía Jamstack, la dinámica es descentralizada. Los microservicios que integras a un sitio web a través de las APIs provienen de fuentes externas, lo que confiere rapidez, más libertad de interacción y robustez a esta conversación con servicios web de terceros.

Las APIs están con nosotros desde los inicios de la web, pero al igual que JavaScript, también han evolucionado y hoy son ampliamente usadas para intercambiar todos los tipos de datos online. Es una tecnología versátil que permite integrar un sin número de microservicios en tu web, además de proporcionar muchas oportunidades de innovación.

Markup, en la arquitectura Jamstack, se refiere a los lenguajes de marcado (cuidado, nada que ver con lenguaje de programación) como HTML, Markdown, XML y JSON que son utilizados para codificar todo el contenido visible de un sitio web, o sea su interfaz.

Y aquí llegamos a un punto clave del enfoque Jamstack. Esta interfaz de la que acabamos de hablar, está prediseñada en la forma de ficheros estáticos altamente optimizados. ¿Y por qué? Tener la interfaz previamente empaquetada permite alojar los contenidos (videos, imágenes, documentos, JavaScripts, etc) directamente en una red de distribución de contenido, más conocida por su acrónimo CDN (Content Delivery Network). Ok, respira. A ver si lo aclaramos. 😬


La fórmula Markup (archivos estáticos) + CDN proporciona simplicidad en términos de infraestructura, reducción de costes y un adiós a los riesgos de los servidores dinámicos.



CDN es lo que metafóricamente conocemos como la nube. Una CDN es una plataforma de servidores distribuidos por todo el mundo, que replica el contenido de una web en cada uno de sus “puntos de presencia” (POP). ¿Para qué? Pues, para poder entregarlo a los usuarios desde la ubicación más cercana y de manera casi inmediata, minimizando de manera sustancial el tiempo de carga de tu web. Suena bien, ¿verdad?

Y las ventajas no paran por ahí. La fórmula Markup (archivos estáticos) + CDN proporciona simplicidad en términos de infraestructura, reducción de costes y un adiós a los riesgos de los servidores dinámicos. Entregar contenido previamente construido utilizando un CDN hará con que ya no dependas de la capacidad de tu servidor. ¿Y esto sabe a qué? ¡A paz y tranquilidad! 😇

Pero no te duermas, porque todavía falta el postre: al poner estos ingredientes correctamente en la receta, un sitio web, app o tienda online se transforma en un ecosistema robusto, flexible y estable, capaz de soportar picos altos de tráfico e integrar una infinidad de herramientas y servicios, manteniendo un SEO impecable y sin la necesidad de instalar y mantener un servidor (la cereza del pastel 🍒). ¿El resultado? Máxima velocidad, rendimiento y usuarios muy contentos.

¡Listo! Ahora ya sabes cómo funciona el método de desarrollo web Jamstack y tienes unas palabritas nuevas para impresionar a l@s colegas.

¿Te ha gustado? Pues prepárate, que en el próximo y 3er post de la serie nos vamos de cotilleo y te contaremos cuándo, cómo y dónde todo ha empezado. Y no te olvides de darnos una alegría (inmensa) suscribiéndote a nuestra newsletter.

Bye bye! ⚡️

← Volver al Blog